5 arrecifes para bucear - Oceana México
Inicio / Blog / 5 arrecifes para bucear

abril 8, 2022

5 arrecifes para bucear

México es un paraíso para el buceo. Con sus 11,000 kilómetros de litorales y una superficie marina que es casi dos veces mayor que su extensión en tierra, nuestro país ofrece grandes oportunidades para zambullirse en el mar y entender cómo es la vida ahí abajo. Una especie de meditación en silencio donde el lenguaje son formas y colores que se mueven al vaivén de las corrientes.

Aquí te presentamos 5 destinos para bucear en México, que van desde la península de Baja California hasta la de Yucatán, y del Golfo de México hasta el Pacífico. Hay opciones para todos los niveles, desde principiantes hasta avanzados y  recuerda que para disfrutar de estos sitios debemos cuidarlos.

1. Cabo Pulmo

Hay una razón por la que Jaques Cousteau describió a este lugar como el Acuario del Mundo, pero la mejor manera de entenderla es sumergiéndose en sus aguas cristalinas y dejándose maravillar por su imponente diversidad.

Situado en la punta sur de la península de Baja California, el Parque Nacional Cabo Pulmo se encuentra a una hora del aeropuerto de San José del Cabo. Es el arrecife más grande de Baja California y el ubicado más al norte del continente americano.

Fue designado como Área Natural Protegida en 1995 y alberga diferentes especies de coral y más de 200 especies de peces, entre las que sobresalen los jureles. Y también es posible avistar o tener encuentros cercanos con especies más grandes como delfines, lobos marinos, ballenas y distintos tipos de tiburones (que no necesariamente son agresivos).

Tiene aguas bajas donde se pueden estrenar los principiantes, pero también ofrece escenarios más complejos que amarán los aficionados no sólo al buceo. La mejor temporada para ir es de mayo a septiembre, cuando el agua es templada y el agua tiene mejor visibilidad.

2. Veracruz

Veracruz fue durante mucho tiempo la puerta al mar más importante de México, por ello es que sus lechos marinos están repletos de barcos hundidos y sus correspondientes tesoros. Pero encima de estas huellas de la historia ha vuelto a crecer la vida. Incluso, algunos barcos como el Buque Comodoro Manuel Azueta, hundido en 2017, han sido colocados ahí para servir como arrecife artificial para corales y otras especies marinas.

Entre la historia náutica y la vida marina, el puerto de Veracruz y sus alrededores son una delicia para los amantes del buceo. Estos ecosistemas son parte del Sistema Arrecifal Veracruzano, compuesto por 17 arrecifes.

Los meses de mayo a septiembre ofrecen la mejor oportunidad para ver los más de 350 barcos hundidos y sus tesoros arrecifales, entre los cuales destacan corales conocidos como cerebro, cola de gato, de caña, estrella, de rollo, cuerno de venado y gorgonias, entre otros.

 

3. Cozumel

Pocas cosas pueden rivalizar con las arenas blancas y aguas azul turquesa del mar Caribe, pero una de ellas definitivamente es su vida submarina. En la isla de Cozumel es posible asomarse a las maravillas que comparte el Gran Arrecife Mesoamericano, que es nada menos que el segundo más grande del mundo después de la Gran Barrera de Coral de Oceanía.

En 1996 fue decretada Área Natural Protegida, con el nombre de Parque Marino Nacional Arrecifes de Cozumel. Los buzos interesados podrán observar ahí anémonas gigantes, corales de fuego, negros, cerebro, caracoles reina, cangrejos ermitaños, barracudas, y distintos tipos de morenas y tiburones, sólo por mencionar algunas especies. Además, podrán fascinarse con un buen número de especies endémicas.

El mejor momento para bucear es la primavera, justo antes del inicio de la temporada de huracanes, que va de junio a noviembre.

 

4. Huatulco

Después de hablar del Mar de Cortés y el Caribe, pareciera que no queda mucho para las modestas playas del Pacífico oaxaqueño, pero cada una de las nueve bahías de Huatulco encierra en ella una sorpresa submarina, desde un snorkeleo superficial hasta incursiones a arrecifes más profundos.

Una de las mejores características de este lugar es que alberga sus arrecifes y biodiversidad a una profundidad máxima de 8 metros, por lo cual lo hace ideal para nadadores no experimentados.

Sin embargo, las playas de La Entrega y San Agustín son entre las preferidas ya que en la primera hay un parque submarino y en la segunda un barco hundido como arrecife artificial. Mientras que en las islas de Cacaluta y La Montosa se pueden apreciar distintas especies de coral.

El Parque Nacional Bahías de Huatulco es un Área Natural Protegida desde 1998, y entre sus maravillas naturales es escenario de la migración de ballena jorobada entre octubre y abril, y destino de anidamiento de tortugas marinas entre junio y noviembre.

 

5. Rosarito

A un kilómetro y medio de tierra firme, frente a las costas situadas entre Tijuana y Ensenada, se encuentra el Parque Submarino Rosarito, que comenzó a formarse apenas en 2016 con el hundimiento del buque Uribe 121, donado por la Marina Armada de México.

Sus impulsores, científicos y alentadores del buceo, llaman a este lugar “la Disneylandia de los buzos”, porque el lugar será propicio para esta actividad en distintos niveles de profundidad y dificultad.

Tan solo tres años después del hundimiento del primer barco (de tres que serán colocados en el fondo marino para crear un arrecife artificial), lograron ya identificar el poblamiento del buque Uribe 121 con corales, estrellas y otras especies marinas. Los investigadores estiman que cuando sea terminado, albergará al menos 80 especies de flora y fauna submarina, y contribuirá a proteger el ecosistema en 50 kilómetros de litoral.

 

Necesitamos proteger nuestros mares para seguir disfrutando de estos santuarios marinos.

Súmate a Oceana y forma parte de la marea que crece para cuidar los océanos del mundo.