por qué protegemos los océanos
Would you like to view our US Site?

Todas las personas dependemos del océano, incluso si vivimos lejos de él. Los océanos nos dan oxígeno, regulan la temperatura del planeta y son fuente de alimento nutritivo. La vida en este planeta no existiría sin ellos, así que cuando nos preguntan por qué los protegemos, la respuesta es que al hacerlo estamos protegiendo también nuestra propia vida.  

La sobrepesca, la pesca ilegal y la contaminación tienen al borde del colapso a muchas especies marinas. Algunas porque las explotamos a un ritmo tan acelerado que no damos oportunidad a que las poblaciones se reproduzcan y se recuperen; otras porque, aunque no son objeto de pesca, quedan atrapadas en las redes.  

En Oceana queremos restaurar la riqueza de los mares para que haya tantos peces que podamos consumir los necesarios para alimentar a la población sin romper el equilibrio de los ecosistemas.

Cuando hablamos de proteger a los océanos también nos referimos a proteger a la gente, a las comunidades costeras que viven de él y a las personas de las ciudades que también nos beneficiamos de ellos.   

Sabemos que la relación de la humanidad con el mar es indivisible. Nuestra labor va más allá de la conservación. Tenemos la convicción y el respaldo científico para asegurar que los mares pueden alimentar al mundo si garantizamos su sostenibilidad con políticas públicas claras y bien implementadas de la mano de las y los pescadores, autoridades, empresas y ciudadanía.  

¿Cómo salvamos los océanos si desconocemos lo que pasa en ellos? 

Desde hace tres años que Oceana llegó a México, nuestras campañas buscan transparencia en los mares porque tener información completa y oportuna permite tomar mejores decisiones. El acceso a la información es nuestro derecho y es obligación de las autoridades garantizarlo, así que insistiremos hasta tener una norma de trazabilidad que nos permita conocer el recorrido del pescado desde el barco hasta el plato.  

Los mares son una fuente de alimento y empleo de la que dependen miles de familias mexicanas. Para que pueda seguir siéndolo debemos recuperar su abundancia, combatir la sobrepesca, la pesca ilegal y las artes de pesca que dañan a los ecosistemas. La buena noticia es que hay comunidades costeras que ya lo están haciendo, y trabajamos con ellas para que estos casos de éxito se extiendan por todo el país. Por eso promovemos una ley que obligue a las autoridades a restaurar los mares con planes de manejo y los recursos necesarios para lograrlo.  

La conservación de los océanos y su biodiversidad son la razón por la que trabajamos todos los días.  Buscamos que en tierra se reduzca la producción de plásticos que no necesitamos para evitar que lleguen a nuestros mares, y que se proteja el hábitat de las especies marinas.  

Estamos conscientes de que aún falta mucho por hacer, pero avanzamos con el apoyo de miles de personas que, como nosotras, están convencidas de que es momento de actuar para proteger los océanos en beneficio de esta y las futuras generaciones.  ¡Contamos contigo!

 

 

A continuación:

Un paso en favor de la transparencia en nuestros mares

Leer el artículo siguiente