Campaign | Oceana Mexico
Would you like to view our US Site?

Sustitución de Especies

¿SABES QUÉ PESCADO ESTÁS COMIENDO?

La sustitución de especies y fraude de pescados afecta la capacidad de proteger a los mares nacionales y vulnera la economía de pescadores y consumidores de México.

Visión general

La sustitución de especies y fraude en la comida del mar afecta nuestra capacidad de proteger los océanos y vulnera la economía de pescadores y consumidores. Para atender este gran problema, Oceana México busca que el gobierno mexicano implemente una política de trazabilidad en pescados y mariscos, para poder rastrear la comida del mar del barco al plato.

Oceana México publicó en marzo de 2019  una investigación genética de casi 400 muestras de pescados en la Ciudad de México, Mazatlán y Cancún para conocer, con pruebas científicas, el nivel de sustitución de especies.

La investigación de ADN, que es la primera de su tipo a esta escala y publicada en México, registró un nivel de sustitución en promedio del 31% en 133 establecimientos (restaurantes, pescaderías y supermercados).

En noviembre publicamos una nueva investigación sólo sobre bacalao en la Ciudad de México. El 31.5% se trataba de otras especies; encontramos 5 especies de escama marina (mero, esmedregal, robalo y 2 merluzas), un producto de acuacultura (tilapia) y 12 elasmobranquios (3 rayas y 9 tiburones). El 66% de las veces que hubo sustitución se trató de elasmobranquios, incluido el tiburón martillo, una especie en peligro. 

En marzo de 2020 presentamos nuevos resultados sobre nuestra agenda. Realizamos pruebas a 82 paquetes de pescados y camarones congelados y les quitamos el glaseado, resultando que en 98% de los casos nos vendieron agua a precio de proteína. En promedio, el consumidor paga 30% más del precio real del producto, ya que las etiquetas y empaquetados no consideran el peso que agrega el proceso de glaseado.

 A la campaña se le llamó GATOxLIEBRE en alusión al dicho popular mexicano que refiere al engaño de alguien que vende un producto de mala calidad fingiendo que es una de buena calidad. En este caso, Oceana México expone la práctica de vender una especie de pescado bajo el nombre de otra, la comparación entre el nombre comercial con el que fue vendido y la identificación genética se hizo con base en sus nombres científicos. La investigación indica que 1 de cada 3 especies analizadas cambiaron de nombre. En el tránsito desde que se pesca hasta nuestro plato, ocurre este fenómeno de sustitución, comprobando así la falta de trazabilidad.

Visita nuestro micrositio: gatoxliebre.org

  • 1 de cada 3 especies analizadas cambiaron de nombre
  • SE ANALIZARON CASI 400 MUESTRAS DE ADN
  • EL MUESTRO CIENTÍFICO SE HIZO EN 133 ESTABLECIMIENTOS
  • EL MARLIN REGISTRÓ UNA SUSTITUCIÓN DEL 95%
  • EL 11.2 % DE LAS MUESTRAS PROVINO DE 13 ESPECIES AMENAZADAS Y 8 CASI AMENAZADAS

Resultados sobre glaseado

Compramos bacalao y nos dan tiburón

Consulta nuestra base de datos sobre glaseado

Reporte técnico sobre bacalao

Bases de datos sobre bacalao

Nuestra propuesta de trazabilidad

Resultados Generales

Campeones del Disfraz

Qué debería tener una etiqueta?

El complejo camino del pescado

Consulta el cuadernillo de resultados

Consulta el reporte técnico

¿Qué hace Oceana?

¿Qué podemos hacer?

El engaño y fraude en la comida del mar suceden en una compleja cadena de comercialización en la que participan muchos intermediarios. La sustitución puede darse en el barco, durante el desembarque o transporte, en el lugar de procesamiento, intermediarios o en el punto de venta final. En México se exigen documentos que acrediten la procedencia legal del producto y se contemplan acciones de inspección y vigilancia para determinar la inocuidad del pescado y marisco, sin embargo, carecemos de requerimientos de trazabilidad que permitan rastrear el pescado desde el barco a la mesa.

Trazabilidad y lista oficial actualizada

Se necesita un sistema de trazabilidad y la creación de una lista oficial, avalada por autoridades pesqueras en México, que relacione los nombres científicos de las especies con los nombres comerciales aceptados para cada especie, con el fin de tener una lista de referencia única y actualizada que permita distinguir los casos de sustitución de especies, incluyendo si se trata de una especie marina silvestre o una especie de agua dulce que fue cultivada.