Campaign | Oceana Mexico
Would you like to view our US Site?

No eres tú, es el plástico

Nuestros océanos se ahogan en plásticos.

Cada año los mexicanos arrojamos a nuestros mares miles de millones de botellas de plástico.

Visión general

Toneladas de contaminación plásticas llegan a nuestros mares cada hora. En Oceana trabajamos para impulsar una legislación que incluya la reducción de plásticos de un solo uso, no esenciales

El 40% del plástico que producimos en todo el mundo son embalajes, empaques, envases y contenedores que serán usados una sola vez y después desechados; 70% de estos se convierten en contaminación plástica que llega al océano.  

En Oceana trabajamos por impulsar los cambios que necesitamos en nuestras leyes y normas para reducir y/o eliminar esos plásticos no esenciales y que cada año contaminan los océanos; sólo México arroja hasta 9 mil millones de envases de plástico cada año.  

En nuestro país sólo se recicla el 5% de los plásticos, 70% de los cuales se procesan gracias a la economía informal, es decir, gracias a los miles de empleos informales alrededor de la pepena. Por eso promovemos también que la industria participe activamente en este cambio de paradigma, asumiendo su responsabilidad, tanto en el reciclaje, como en la eliminación de esa contaminación que producen.   

De ahí el nombre que lleva nuestra campaña, “No eres tú, es el plástico”, pues creemos que los consumidores necesitan opciones de menor impacto ambiental y es urgente que la industria asuma su responsabilidad y evolucione en sus formas de producción, prevención y recolección de residuos.  

De acuerdo con nuestro estudio Una sola palabra: retornables, aumentando la cuota de mercado de los envases retornables, que sustituya los desechables en al menos un 10%, se reduciría la contaminación marina en un 22%. Si esta sustitución se incrementara en 50%, se abatirían más del 80% los envases en el océano.  

Estamos seguros que la única forma de combatir la contaminación plástica es reducir su producción desde su origen, esto es, evitar que se produzcan más plásticos de un solo uso no esenciales, con alternativas inteligentes de embalaje, empaquetado y embotellado que sean 100% reusables y efectivamente reciclables. 

 

 

Una sola palabra: retornables